Dr. Ricardo Armisén: “La Bioinformática es capaz de resolver grandes desafíos en salud”

El jefe de investigación del Centro de Excelencia en Medicina de Precisión -CEMP- del laboratorio Pfizer Chile, destaca que esta disciplina tiene el potencial de mejorar la salud de las personas, a través del desarrollo y uso del conocimiento de la genética y genómica.Ricardo Armisén es médico cirujano y Doctor en Ciencias Biomédicas de la Universidad de Chile. Además posee un Postdoctorado del Howard Hughes Medical Institute de Nueva York.

En entrevista con el CBIB, destaca la importancia de la bioinformática en el área de la salud, y las proyecciones de esta creciente disciplina en Chile.

Ricardo Armisén

Ricardo Armisén

¿Cuáles crees que son los principales atractivos de la bioinformática?

La bioinformática apunta a mejorar la salud de las personas a través del desarrollo y uso del conocimiento de la genética y genómica. Esto quiere decir que, en base a herramientas bioinformáticas -como programas para secuenciación de genoma- se puede analizar y comprender mejor el gran volumen de datos biomédicos que existen hoy en día.

Un ejemplo de esto es que, gracias a los datos que son analizados a través de procesos bioinformáticos, es posible identificar variaciones genéticas de algún tumor, permitiéndonos elegir un tratamiento adecuado a esa variación.

¿Qué campo laboral existe para un bioinformático en Chile?

Las opciones que existen hoy en día están relacionadas, principalmente, con la investigación biotecnológica y biomédica en centros de investigación, universidades e institutos. Creo que en el futuro se podría generar un campo laboral relacionado con aplicaciones clínicas de la genómica y bioinformática también.

¿Qué avances se han logrado desde el CEMP, en este sentido?

En el CEMP, hemos logrado caracterizar las alteraciones genéticas del cáncer de pulmón de pacientes chilenos y brasileños, lo que podría ayudar en el futuro a tener tratamientos más precisos y eficaces.

Este trabajo se enmarca en uno de los estudios de dicho Centro que lleva por nombre NIRVANA, el cual busca validar un nuevo método de diagnóstico en cáncer de pulmón de células no pequeñas mediante secuenciación y análisis bioinformático. En específico, se enfoca en la búsqueda de alteraciones en genes como ALK y ROS1.

Las muestras han sido obtenidas desde hospitales ubicados en Chile,  Brasil y Perú, y la secuenciación y análisis de anatomía patológica de las mismas, se ha realizado en seis laboratorios centrales distribuidos también en ambos países.

¿Qué proyecciones crees que tiene la bioinformática en Chile este 2018?

Más que ver un futuro, lo que espero es que se formen más profesionales, que permitan que vayamos identificando datos genéticos y genómicos que impacten a la población chilena y del mundo.

Share this news: