Equipo de la Universidad Andrés Bello patenta tecnología para encapsular gases de uso agrícola

Investigadores de cuatro áreas de estudio de la Universidad Andrés Bello patentaron un revolucionario avance en el ámbito de la bionanotecnología. Se trata de una técnica que por primera vez permitirá encapsular en un polímero diversos gases presentes en la naturaleza y generar en formato polvo, un sistema de liberación controlada del gas.

Esta investigación fue llevada a cabo por un equipo interdisciplinario, compuesto por el doctor Reinaldo Campos, director del Laboratorio de Postcosecha del Centro de Biotecnología Vegetal; el doctor Rubén Polanco, secretario académico de Bioquímica; el doctor Luis Velásquez, director de Center of Integrative Medicine and Innovative Science; y el doctor Danilo González, director del Centro de Bioinformática y Biología Integrativa de la U. Andrés Bello.

Según el doctor Reinaldo Campos, este descubrimiento surge de la necesidad de llevar productos en estado gaseoso de fácil manipulación a la agricultura. “Existen miles de gases y compuestos volátiles en la naturaleza que no se pueden ocupar en la agricultura porque son muy difíciles de transportar hacia los campos. Lo que se está haciendo con este nuevo producto es superar este impedimento, ofreciendo un formato versátil, seguro y barato”, explica el académico UNAB.

En la misma línea, el doctor Campos agrega que, gracias a esta tecnología, será posible aumentar el uso de compuestos orgánicos en la agricultura, los cuales son menos nocivos para el medioambiente que aquellos de síntesis química; de esta forma, “aportamos con una nueva herramienta y muchas posibilidades para controlar pudriciones y efectos producidos por hongos u otros agentes”, manifiesta.

Otra de las ventajas que este producto ofrece es que permite proteger a los cultivos por tiempos más prolongados, ya que cuenta con una tecnología que permite liberar gases de manera dosificada, esto a diferencia de los compuestos líquidos o sólidos que, para lograr el mismo efecto, requieren de diversas aplicaciones.

Si bien esta técnica se creó pensando en la postcosecha con el objetivo de evitar la maduración y pudrición de la fruta; sus creadores dicen que las posibilidades de esta tecnología son muchas y podría utilizarse tanto en la etapa crecimiento de cultivo, como en cultivos anuales y en precosechas.

Por su parte, Víctor Sierra, director de Innovación y Transferencia Tecnológica, valoró este nuevo avance realizado por académicos de la UNAB, agregando que “con trabajos como éste, la Universidad Andrés Bello está generando investigación de clase mundial, además de lograr tecnologías que tienen aplicabilidad en diversas áreas”.

El doctor Campos indica que el paso siguiente de este importante avance luego de patentar esta tecnología será  probar el gas en polvo como un concepto real. “Llevar los estudios hechos en el laboratorio a sistemas propios de una industria productora de frutas”, concluye.

Share this news: