Laboratorio de BioNanotecnología CBIB participa en importante expedición científica en la Antártica.

Continuando con el trabajo que comenzó hace ya más de un año, el Dr. José Manuel Pérez-Donoso detalla los últimos avances en torno a su investigación.

“Queremos estudiar la capacidad de los microorganismos antárticos de interactuar con cobre y litio, para la producción de nanomateriales, los que se podrían utilizar en celdas solares, baterías, e incluso kits de diagnóstico”.

Con esta explicación el Dr. José Manuel Pérez Donoso, líder del laboratorio de BioNanotecnología y Microbiología del Center for Bioinformatics and Integrative Biology UNAB explicaba en diciembre del 2017 cuál era el objetivo principal de ser parte de la Expedición Científica organizada por el Instituto Antártico Chileno (INACH) llamada ECA 54.

Esto para descubrir y aprovechar el potencial científico de la zona, así como contestar preguntas claves sobre el cambio climático, las capacidades de resiliencia de las especies antárticas, o las dinámicas ecológicas de sus comunidades.

“Con las muestras obtenidas el año pasado logramos aislar microorganismos bastante particulares con características tremendamente interesantes desde un punto de vista biotecnológico”, explica el investigador.

Nicolás Bruna y Matias Vargas tomando muestras de sedimentos al pie de Elephant Head.

Pérez-Donoso cuenta que, específicamente, el equipo logró aislar bacterias resistentes a la radiación UV y a metales pesados, con las que lograron producir de manera biológica, económica y amigable con el ambiente, algunos componentes de celdas solares y de baterías de litio (nanopartículas de Cobre y Litio)

“En este momento estamos mejorando estos métodos, determinando las mejores condiciones de producción, y principalmente comprendiendo las características que permiten a estos microorganismos producir estos compuestos de altísimo interés industrial y de gran importancia estratégica para nuestro país”.

Lo que viene para el 2019

El investigador cuenta que, en base a los resultados obtenidos con la expedición anterior, surgieron nuevas preguntas científicas e hipótesis que buscarán testear durante este año. ”Por ejemplo, logramos desarrollar las condiciones para aislar microorganismos muy particulares con alta tolerancia a ciclos de congelamiento/descongelamiento, radiación UV y sal. El objetivo es entender, desde un punto de vista molecular, por qué estas bacterias tienen estas capacidades y además ver si los podemos aislar desde otros sitios del Glaciar Unión”.

Además, el equipo seguirá realizando experimentos en conjunto con la REDECOM del Ejercito de Estados Unidos relacionados con la búsqueda e identificación de microorganismos capaces de degradar materiales energéticos (explosivos). Esta vez, las investigaciones se enfocarán en una zona del Glaciar Unión muy particular, llamada Elephant head, en la cual se han encontrado características únicas de terreno que favorecerían el desarrollo de hábitats especiales y a la fecha inexplorados en la Antártica.

Avances

Durante este mes, las investigadoras Angie Cabrera y Jessica Campo, del laboratorio de Bionanotecnología del Dr. Pérez-Donoso, se encuentran participando de la expedición Antártica ECA 55 organizada por INACH, lo que les permitirá tomar muestras de distintos sitios en las Islas Shetland del Sur. Estas muestras serán de ayuda para distintos proyectos que se desarrollan en dicho laboratorio.

Parte del equipo científico que participó de la expedición en diciembre del 2018.

Y durante todo febrero el laboratorio participará en una expedición a Isla Madre de Dios en el sur de Chile. El estudiante de doctorado en Biociencias Moleculares UNAB, Nicolás Bruna, se sumará a esta expedición junto a una veintena de científicos europeos, con los cuales estudiarán cuevas de gran profundidad de esta isla, con el propósito de relacionar los microorganismos que habitan estas cuevas con las características geológicas y ambientales de las cuevas.

“Esta experiencia nos permitirá interaccionar con grupos de geólogos y espeleólogos tanto nacionales e internacionales, y así fortalecer las colaboraciones y líneas de investigación que actualmente desarrollamos”, finaliza el Dr. Pérez-Donoso.

Share this news: