Investigadores CBIB son parte de expedición antártica en potencial primer Patrimonio Natural de la Humanidad UNESCO de Chile.

El grupo del Dr. José Manuel Pérez-Donoso fue invitado por la organización francesa Centre-Terre para visitar el archipiélago Madre de Dios. El objetivo principal fue estudiar por primera vez las comunidades microbianas que habitan esta zona.

Gracias a su versatilidad climática, Chile es considerado un verdadero laboratorio natural para muchas áreas científicas. A raíz de esto es que han surgido diversas iniciativas en las que investigadores del CBIB, junto a otras entidades, buscan descubrir y aprovechar las características únicas que bacterias y microorganismos pueden presentar en zonas únicas de nuestro país como la antártica chilena, o el desierto de Atacama.

En este contexto es que el estudiante del doctorado en Biociencias Moleculares de nuestra Universidad, Nicolás Bruna, perteneciente al laboratorio de Bionanotecnología del Center for Bioinformatics and integrative Biology (CBIB) de la UNAB, participó de una expedición al archipiélago Madre de Dios en el Sur de Chile organizada por el Centre-Terre de Francia.

“Fuimos invitados por el Centro-Terre y por un grupo de investigación en geología con el que colaboramos hace un par de años, por lo que el objetivo principal fue conocer el lugar y recolectar muestras que nos pudieran parecer interesantes desde un punto de vista geomicrobiológico”, detalla el Dr. Pérez-Donoso.

Es importante señalar que el Centre-Terre realiza esta expedición hace más de 20 años, y esta es la primera vez que un grupo de Microbiólogos es invitado a participar.

Tal como señala el experto, los investigadores obtuvieron muestras de roca y sedimentos de distintas zonas del archipiélago Madre de Dios, ya que sus islas tienen la particularidad de presentar un tipo de roca llamado caliza, que permite la formación de extensas cavernas (de más de 3 km de extensión) donde es posible obtener muestras, tanto del exterior como del interior de las cuevas.

“Este archipiélago, además, es uno de los lugares más lluviosos del planeta (~8000 mm de lluvia al año), con fuertes vientos debido a su proximidad al Océano Pacífico, y bajas temperaturas por encontrarse en el extremo sur del país. Las muestras obtenidas en esta expedición pertenecen a un lugar único de nuestro país que esperamos utilizar para desarrollar varias líneas de investigación”, explican los investigadores.

Principales Avances

El Dr. Pérez Donoso cuenta que, posterior a la expedición, que duró cerca de un mes se encuentran trabajando con las muestras para determinar qué tipos de poblaciones bacterianas habitan la isla Madre de Dios. “Este trabajo es parte de una investigación en colaboración con el Centre-Terre, geólogos UNAB y geólogos de la Universidad Católica de Temuco, y junto a ellos esperamos que nuestras investigaciones culminen en la publicación de artículos científicos, pero sobretodo que podamos abrir nuevas líneas de investigación en Geomicrobiología”, destaca el Dr. José Manuel Pérez Donoso.

Patrimonio Mundial Natural

Todas las características antes mencionadas han hecho que el archipiélago sea un potente candidato para ser Patrimonio Natural de la Humanidad, categoría brindada por la UNESCO.

“Que el archipiélago Madre de Dios se convierta en Patrimonio Natural de la Humanidad implica un nivel mayor de protección para la isla. Creemos que este lugar debe ser protegido para regular el turismo en la zona, proteger la biodiversidad de la isla, y para que futuras generaciones puedan conocer y proteger esta maravilla natural”, finalizan los expertos.


Archipiélago Madre de Dios, antártica chilena.

Share this news: